Tutorial de Xbench para detectar inconsistencias

xbench

Xbench es una potente herramienta de gestión terminológica y control de calidad imprescindible para todo traductor. Por un lado, te servirá para consultar diferentes memorias y archivos al mismo tiempo. Y, por otro, los diferentes controles de calidad que ofrece te ayudarán a salvar inconsistencias o dar variedad a archivos repetitivos.

Por si fuera poco, tienes una versión gratuita de Xbench muy completa que puedes descargar en la página oficial.

Control de inconsistencias con el QA de Xbench

Para esta píldora vamos a concentrarnos en uno de los muchos controles de calidad de Xbench con un fin muy específico. Veremos cómo la detección de inconsistencias en el source y en el target también sirve para dar variedad a un archivo repetitivo.

En este caso tenemos un archivo de frases recurso de más de 27 000 palabras en el que fácilmente podrían colarse coincidencias parciales mientras traducimos. Al tratarse de un archivo con frases genéricas, los segmentos son muy similares entre sí; y si a esto añadimos lo repetitivo que a veces resulta el inglés, dar riqueza a estas frases recurso dependerá en gran parte del traductor. Lo que pone sobre este una gran responsabilidad, pues de la naturalidad y riqueza de las traducciones dependerá la inmersión de los jugadores de la versión localizada.

Instrucciones para el QA

1) Lo primero que debemos hacer es crear un nuevo proyecto de Xbench al que añadiremos el archivo de traducción que previamente hemos trabajado en nuestra herramienta TAO. Es muy importante añadir este y no el archivo generado como traducción de destino; de hecho, Xbench es compatible con formatos como ITD, SDLXLIFF o XLIFF entre otros.

xbench

Para las tareas de QA es muy importante marcar “Ongoing translation”

2) Una vez cargado el proyecto, vamos a la pestaña QA para configurar los controles según nuestras necesidades. En la imagen podemos ver la cantidad de controles de calidad disponibles en Xbench, pero para nuestro caso solo nos interesa marcar las casillas “Inconsistency in Source” e “Inconsistency in Target”. Cuando configuremos el QA, haremos clic en “Check Ongoing Translation” para generar el informe.

xbench

Debemos marcar “Exclude ICE Segments” para que no se incluyan los contextos en el QA

3) Si lo hemos hecho bien hasta este punto, deberíamos tener un informe que muestre todos los segmentos con inconsistencias en el origen e inconsistencias en el destino.

Inconsistencias en el origen

De los dos tipos de inconsistencia con que estamos trabajando, esta es la más grave y la que nos llevará más tiempo subsanar. Estas inconsistencias se deben a la autopropagación de coincidencias parciales a lo largo del archivo. Estas autopropagaciones pueden parecerte despistes fáciles de evitar si estás bien atento. No obstante, con los plazos con que se trabaja en localización y en archivos de este tipo, es mucho más común de lo que piensas. Por ejemplo, en la última de las inconsistencias de la lista tenemos una autopropagación entre el segmento 939 y 9633, entre los que probablemente hubo día de trabajos de diferencia.

Si no detectamos estas inconsistencias, básicamente entregaríamos al cliente la misma traducción para segmentos diferentes. Así que no hay excusa para no cubrirse las espaldas con los controles de Xbench antes de entregar un archivo de estas características y volumen.

xbench

Inconsistencias en el destino

Las inconsistencias en las traducciones de destino no son tan graves, pues en el caso de un archivo como este podrían incluso darle más riqueza al resultado final en caso de que el original sea demasiado repetitivo —aunque esto es algo que solo haremos si el cliente nos lo pide—. En cualquier caso, si no se nos dice lo contrario, la mejor opción es dar consistencia a estos segmentos para que las memorias de traducción que generemos sean uniformes.

xbench

Esperamos que hayas aprendido mucho con este tutorial y te animamos a investigar el resto de funciones de Xbench para sacarle el máximo partido a esta gran herramienta.

Si te ha gustado este tutorial y quieres aprender más sobre traducción audiovisual y localización, infórmate sobre nuestros cursos (próximamente).

Si estás interesado en nuestros servicios de localización y traducción audiovisual, visita nuestra página de servicios.

Traducción de páginas web en HTML III: cómo editar fotos

cómo editar fotos

Hoy completamos la serie de tutoriales para localizar páginas web en HTML con la tercera y última entrega, en la que te enseñamos cómo editar fotos con Photoshop.

Si te acabas de unir a esta serie, no te pierdas las dos primeras publicaciones en las que tratábamos la estructura de carpetas y el texto traducible. Junto con la localización de imágenes, conocer el funcionamiento de las carpetas y saber reconocer el texto traducible es imprescindible para localizar por completo una página web en HTML.

Por qué debería aprender cómo editar fotos

En un sector eminentemente visual es cuestión de tiempo que, como traductores, nos encarguen la localización de una página web al completo, lo que incluye tanto sus elementos textuales como las imágenes que la componen. Muchas de estas imágenes tendrán texto incrustado y, lógicamente, saber cómo editar fotos será necesario para traducir estos textos y conseguir una localización integral.

¿Qué necesito para empezar?

Nosotros recomendamos trabajar con Photoshop. Si bien es cierto que no es un programa gratuito, la diferencia en los resultados y la forma de trabajar merece la inversión. En cualquier caso, te animamos a descargar la versión de prueba de Photoshop de la página de Adobe y decidir tú mismo. Si prefieres una opción sin costes, puedes conseguir un resultado similar con GIMP, un programa libre de edición de imágenes que se presenta como la principal alternativa gratuita a la herramienta de Adobe.

Cómo editar fotos con texto incrustado

Para este tutorial tomamos como ejemplo el tipo de edición que presenta más dificultades, pero no por ello menos común; el de imágenes con texto incrustado y fondo complejo, y en el que el cliente no dispone de los archivos originales de la composición.

Cuando aprendamos a resolver esta situación, sabremos cómo editar fotos en cualquier otro caso:

  • Si recibimos el archivo de la composición en PSD tan solo tendremos que editar la capa o capas de texto.
  • Si recibimos un archivo de imagen con texto, pero este está incrustado sobre un fondo simple, podremos editar el texto sin utilizar el Tampón de clonar, eje del tutorial que nos ocupa.

Tras estas consideraciones previas, aquí tenemos la imagen con texto incrustado y fondo complejo que vamos a localizar y los pasos que debemos seguir:

1) Organización de las capas de trabajo

Una vez hayamos abierto el archivo de imagen en Photoshop, iremos al panel Capas y haremos clic con el botón secundario en la capa Fondo para duplicarla.

Esta copia será sobre la que trabajaremos, por lo que tenemos que asegurarnos de tenerla seleccionada siempre. Esta forma de trabajar es más segura y nos sirve para no perder la referencia de la posición original del texto.

2) La herramienta Tampón de clonar

Una vez tengamos una copia de la imagen en forma de nueva capa, es hora de entrar en materia. Lo primero es borrar el texto de la imagen sin afectar al fondo que habría detrás. Para ello utilizaremos la herramienta Tampón de clonar de Photoshop.

Tendremos que marcar el área que queremos replicar con la tecla Alt y utilizar el pincel para reproducirla en otras zonas.

Aquí vemos la herramienta Tampón de clonar en acción y algunas de las opciones que podemos ajustar, como el tamaño del pincel o el área que replicar

Este proceso tiene que llevarse a cabo con cuidado y de un modo casi artesanal; si cuando ya te sientes cómodo con la herramienta notas que estás marcando constantemente el área para replicar, vas por buen camino. Cuando borremos por completo el texto, deberíamos tener una imagen limpia como la siguiente:

3) Cómo insertar el texto traducido

Ahora en Photoshop deberíamos tener dos capas: la capa Fondo con la imagen original y la copia de esta con la imagen limpia. Si es así, el paso siguiente será insertar un cuadro de texto en la misma posición que el texto original. Esto se consigue mostrando de forma temporal la capa Fondo y situando el nuevo cuadro de texto encima del texto anterior.

A continuación, según si el cliente nos ha proporcionado la tipografía original o no, tenemos dos opciones:

  • Si disponemos de la fuente, tan solo tenemos que instalarla en nuestro PC con el archivo OTF o TTF, y usarla en el nuevo cuadro de texto creado en Photoshop.
  • Si no disponemos de la fuente original y no sabemos cuál es, la mejor solución es buscar fuentes similares y ofrecer al cliente varias alternativas. Esto es lo más acertado siempre y cuando se mantenga la comunicación con el cliente y sea imposible recuperar la fuente original. En nuestro caso, hemos utilizado Google Fonts para buscar otras fuentes en la sección de Handwriting, y hemos preparado varias alternativas parecidas a la foto original. Esto no te llevará mucho tiempo porque la imagen ya está limpia y solo tendremos que hacer tantas copias del cuadro de texto como queramos, en función de las fuentes que vayamos a usar.

cómo editar fotos

Cuando sepas cómo editar fotos, solo te faltará renombrar los archivos respetando la estructura de carpetas original para no romper ningún enlace y habrás conseguido una localización integral de una página web en HTML.

Si estás interesado en la localización web, no te pierdas las otras dos partes de esta serie en las que hablamos de la estructura de carpetas y el texto traducible.

Si estás interesado en nuestros servicios de localización, visita nuestra página de servicios.

Traducción de páginas web en HTML II: el texto traducible

Aquí os traemos la segunda publicación de la traduserie para aprender localización web gratis en HTML utilizando software libre. Ya hemos aprendido las peculiaridades de la estructura de carpetas de un sitio web escrito en lenguaje HTML y, sobre todo, a diferenciar qué archivos son los importantes cuando nos enfrentamos a este tipo de proyectos.

Como ya vimos en esta primera entrega del tutorial de localización web gratis en HTML, solo tenemos un archivo con el que debemos trabajar (index.html), pues este se corresponde con la sección principal de la página, que será la que utilicemos para el ejemplo. No obstante, en un encargo de este tipo es normal que cada sección del sitio web se corresponda con un archivo HTML y que tengamos que traducir más de un archivo.

Los editores de texto para lenguajes de programación

Este tipo de programas tienen funciones básicas de edición de texto sin formato, similares a las del Bloc de Notas, con el añadido de detectar cuándo se ha escrito en un lenguaje de programación. Así, la herramienta reconoce la sintaxis de dicho lenguaje y lo resalta, colorea, delimita y divide en bloques de un modo muy visual e intuitivo.

De entre todos los programas de este tipo, Notepad++ y Sublime Text destacan sobre el resto. Para el ejemplo que nos ocupa, vamos a trabajar con Notepad++. Sin embargo, te animamos a instalar los dos y familiarizarte con ellos.

El texto traducible de un HTML

Una vez instalado, lo único que tenemos que hacer es abrir el archivo en HTML con uno de los dos programas. En nuestro caso, esto es lo que vemos cuando abrimos el archivo index.html con Notepad++:

Haz clic para ver a tamaño completo

De esta imagen nos interesa fijarnos en la disposición de un archivo HTML cuando lo abrimos en Notepad++, especialmente la división en colores y etiquetas. En esta captura, solo tenemos como texto traducible el título de la página >Handmade Burger Co <, que por ser el nombre comercial de la marca no vamos a traducir. Sin embargo, vemos que el texto traducible siempre viene presentado en negro y delimitado por los signos «mayor que» y «menor que» de nuestro teclado en color azul. Por lo tanto, cuando trabajemos en localización web en HTML solo tenemos que ubicar los segmentos de texto con este formato y sustituirlos por sus equivalentes traducidos.

A continuación tenemos algunos ejemplos de capturas de otras cadenas de texto traducible:

Haz clic para ver a tamaño completo

Haz clic para ver a tamaño completo

Haz clic para ver a tamaño completo

De estas capturas podemos concluir que las etiquetas no se traducen y gran parte del archivo quedará en el lenguaje original, normalmente en inglés. Pero esto es algo que no debe preocuparnos, pues estamos hablando de elementos no visibles en la página. No obstante, existe un tipo de elementos traducibles que no vienen presentados en negro pero no podemos pasar por alto: los títulos. Si el título de la sección es Home, tendremos que cambiar tanto el texto traducible como el título en sí de la etiqueta Home en color azul que lo precede, pues sirve para mostrarlo en las pestañas del navegador y los títulos de página. Sin embargo, debemos mantener el vínculo que enlaza al archivo original en inglés para que no se rompa la relación de la estructura de los archivos y carpetas.

Asimismo, vemos que dentro del texto traducible hay etiquetas y símbolos de formato propios de HTML, estos incluyen las tildes, la ñ y algunos otros caracteres que necesitaremos a la hora de traducir. Haz clic aquí para consultar estos caracteres especiales.

Con todo esto podemos ver que la localización web en HTML no solo consiste en traducir el texto que veamos en negro. De hecho, en este archivo tenemos cierto texto en negro que equivale a etiquetas y no es parte del texto traducible. En cualquier caso, este es fácil de reconocer incluso sin un amplio conocimiento técnico.

Aquí podemos ver texto negro NO traducible.

Ahora pasamos a traducir todo el archivo index.html —o archivos de la página en cuestión—. Una vez terminemos, solo tenemos que guardarlo y asegurarnos de que la estructura de carpetas sea igual a la original. Lo más importante de este paso es que los nombres de los archivos sean los mismos y su ubicación en la estructura de carpetas no haya cambiado.

En la próxima entrada veremos cómo localizar el último de los elementos que encontramos en una web HTML: las imágenes.

Para prepararte, puedes descargarte GIMP o Adobe Photoshop (en su versión de prueba). Y recuerda visitar el blog en los próximos días para enterarte de la tercera y última entrega de esta traduserie.

Si tienes alguna pregunta, déjanos un comentario para que resolvamos tus dudas.

Para saber más sobre Intrawords y sus servicios de localización web visita nuestra sección de traducción de páginas web.

Traducción de páginas web en HTML I: la estructura de carpetas

La traducción de páginas web es una de las vertientes más técnicas del ámbito traductor. Complicada desde el propio nombre, es necesario el término localización para reflejar la dimensión última de todo lo que implica la traducción de páginas web; ya que el proceso no solo se ocupa de la traducción de los textos, sino que también engloba la adaptación de elementos gráficos y culturales a un determinado contexto local —de ahí que hablemos de localización—.

Como expertos en traducción de páginas web, en Intrawords nos encanta sacar el máximo partido a las herramientas de software libre que pueden hacernos la vida más fácil como traductores. Ya hemos compartido algunas de estas anteriormente para hablar de subtitulación profesional, y hoy vamos a hacerlo para hablar de localización.

Así, te traemos la primera entrega de una serie de tutoriales para que aprendas a abordar la localización integral —imágenes incluidas— y traducción de páginas web en formato HTML. Es cierto que, en los últimos años, hay una preferencia por el lenguaje PHP. No obstante, los sitios web HTML han tenido un peso histórico muy importante y, a día de hoy, la red está poblada principalmente por páginas escritas en HTML; de hecho, muchos consideran necesario que los sitios web importantes estén escritos en HTML.

Algunas de las mejores páginas web escritas usando solo HTML

Tras esta pequeña reflexión sobre la importancia del HTML en la red tal y como la conocemos; vamos a empezar hablando de lo primero que debes conocer cuando te enfrentas a un encargo de traducción de una página web en HTML: su estructura de carpetas.

La estructura de carpetas de un sitio web HTML

A continuación, vemos una captura de pantalla de una estructura de carpetas típica de un sitio web programado en HTML. Esta se corresponde con la página que vamos a utilizar para los tutoriales de esta traduserie de localización de páginas web.

En este ejemplo vemos cómo, en muchas ocasiones, el lenguaje HTML no es precisamente intuitivo. Junto al archivo index tenemos una carpeta «images» que, en realidad, actúa a modo de carpeta raíz para el resto de archivos; tanto archivos de imagen como otros. Las que a nosotros nos importan están en la segunda carpeta «images». Como vemos, es muy importante explorar la estructura de carpetas al completo para no dejar de lado ningún archivo importante.

Esta estructura de carpetas puede variar sutilmente de unas páginas a otras; no obstante, este tipo de sitios web siempre se organizan en una suerte de árbol de carpetas vinculadas entre sí mediante enlaces internos que conectan los diferentes elementos.

Dentro de este «árbol» encontraremos archivos en numerosos formatos (HTML, JS, CSS, PHP y archivos de imagen como GIF o PNG). Lo más importante es saber con cuáles tenemos que trabajar y cuáles nunca modificaremos si no queremos dejar la página inservible. De este modo, los archivos que tenemos que tener controlados son los HTML y los de imagen, que suelen estar en formato PNG, GIF o JPEG.

Esto es muy útil para presupuestar encargos de localización, pues sabremos cuántas palabras hay que traducir en los HTML y cuántas fotos con texto tenemos que editar. Normalmente, en estos casos se utiliza un tarifado por palabras para los HTML y un precio fijo unitario para las imágenes, por lo que debemos tener en cuenta que algunas imágenes nos llevaran unos pocos minutos y otras podrán tenernos ocupados durante horas.

En este ejemplo, tenemos solo un archivo HTML para traducir, que se corresponde con la página principal o index. No obstante, es muy común encontrarse estructuras de páginas en HTML en las que cada archivo en dicho formato se corresponda con una sección del sitio.

En las próximas entregas de esta traduserie tutorial te explicaremos cómo localizar esos archivos HTML y cómo editar y traducir las imágenes con texto. Mientras tanto, puedes familiarizarte con este tipo de archivos descargándote cualquier sitio web seleccionando «Guardar página como…» o pulsando Ctrl+S en Google Chrome. Un buen profesional de la localización y traducción de paginas web tiene que entender el porqué de esta jerarquía de carpetas, los enlaces entre elementos y los archivos con los que se trabaja.

Te animamos a descargar Notepad++ y Sublime Text, dos programas gratuitos que utilizaremos en las próximas entregas y con los que podemos diferenciar fácilmente el texto que debemos traducir en un sitio HTML.

Si tienes alguna pregunta, déjanos un comentario para que resolvamos tus dudas.

¡Nos vemos en la próxima entrada de la traduserie, en la que seguiremos con la traducción de páginas web!

Para saber más sobre Intrawords y sus servicios visita nuestra sección de traducción de páginas web.

Traducción de archivos ITD en Trados

El artículo que te presentamos hoy es perfecto si quieres empezar a meterte en el mundo de la localización y conocer cómo funcionan las agencias de traducción. La experiencia que tenemos en importantes proyectos de localización nos ha enseñado a estar abiertos a formas de trabajo diferentes, aunque estas nos parezcan poco convencionales.

Una de las cosas que se aprende cuando trabajas en la industria es que los grandes publishers de videojuegos tienen, cada uno, su forma de localizar. Algunos pueden tener su propia plataforma para trabajar con sus títulos; otros tal vez solo usen XLIFF o quizá te pregunten si puedes trabajar con ITD. Puede que este último formato no te suene mucho, así que vamos a hacer un pequeño viaje en el tiempo.

Antes de adquirir Trados en 2005, SDL tenía un software propio llamado SDLX, que tenía esta interfaz:

Los archivos propios de SDLX eran los de formato ITD, y la gente que lleva mucho tiempo en el mundillo puede que incluso siga utilizando este programa para trabajar con ellos. Sin embargo, no es necesario que rebusques en lo más profundo de Internet para encontrar esta reliquia TAO, y es que Trados te ofrece la posibilidad de traducir estos archivos, aunque tendrás que hacer unos pequeños ajustes a tus opciones para que cuando se los mandes a tu cliente el resultado sea impecable.

En SDLX las celdas de traducción tienen colores diferentes dependiendo del estado en el que se encuentren, como se puede ver en la imagen más arriba: las celdas doradas son texto 100 % bloqueado, pues su propósito es aportar información sobre el contexto; la celda azul es una traducción confirmada; el color verde representa las coincidencias parciales (fuzzies), tanto de la memoria de traducción como internas del propio archivo; el color naranja representa las coincidencias 100 % internas, y por último, la celda gris es una traducción sin confirmar.

¿Y por qué te contamos esto? Porque Trados en su configuración predeterminada presenta un par de problemas respecto al arcoíris de SDLX. Lo primero es que no podrás ver ninguno de estos colores en Trados, simplemente verás porcentajes, en el caso de las 100 % y las fuzzies, y los estados de las strings propios de Trados (borrador, traducido, aprobado, etc.). Lo segundo, y más problemático, que al no poder ver estos colores no sabrás si las 100 % doradas han pasado a ser azules en tu archivo final, algo que debemos evitar.

Este simple cambio de color puede suponer un gran problema, y es que, si tu cliente almacena tu trabajo en memorias de traducción de SDLX y tus celdas de contexto ahora están de color azul, entonces el contexto también se guardará en la memoria como si fuera texto traducido. Además, el archivo resultante no se correspondería con el que recibimos del cliente; y respetar las características del archivo original es una máxima en cualquier proyecto de traducción y localización.

Con un simple cambio en la configuración de Trados, te librarás de este quebradero de cabeza.

Cómo ajustar Trados para trabajar con ITD

Inicia Trados sin abrir ningún archivo. Ve a Archivo > Opciones. En el árbol desplegable busca “Tipos de archivo” y dentro de esta sección selecciona SDL Edit. Haz clic en General y encontrarás lo siguiente:

Simplemente tienes que desactivar la opción “Confirmar coincidencias 100 % automáticamente” y hacer clic en Aceptar. Así, todos los archivos ITD que abras en Trados diferenciarán los segmentos de contexto (no confirmado) de los segmentos de traducción (confirmados).

De esta forma, cuando Trados abra un archivo ITD no tendrás ningún problema con tu archivo final y quedarás como todo un profesional de la localización.

¡Nos vemos en el próximo tutorial de Intrawords!

Cómo traducir un archivo PDF con Trados

Hoy te traemos un tutorial sencillo y especialmente útil para aquellos traductores que empiezan a trabajar con herramientas TAO (Traducción Asistida por Ordenador). Vamos a aprender cómo traducir un PDF en Trados y Word, dos de los programas más utilizados por traductores profesionales. Si bien es cierto que Trados es una herramienta muy costosa, la compañía que lo comercializa tiene descuentos muy interesantes —o incluso pruebas gratuitas— para estudiantes de grado y máster.

Traduconsejo: en lo que respecta a Word —y a todo el paquete Office 365—, es probable que puedas acceder a Office 365 ProPlus con tu correo de la universidad y nadie te lo haya dicho todavía.

La importancia de saber cómo traducir un PDF

El formato PDF (Portable Document File) fue desarrollado por Adobe para aumentar la seguridad y facilitar el intercambio de documentos digitales. Sus dos principales características son: la conjunción de textos y elementos gráficos y el bloqueo de estos para imposibilitar la edición del archivo —al menos a priori—.

Con esto, podemos deducir que, de no tener las herramientas adecuadas, la traducción de un PDF puede darnos algún que otro quebradero de cabeza. En cambio, si sabemos qué programas utilizar, traducir un PDF no tiene por qué suponer un gran problema.

En el siguiente enlace os dejamos un archivo PDF de ejemplo para ilustrar este tutorial. Este formulario público británico contiene imágenes, cuadros, casillas y otros elementos que, si no utilizásemos Trados, habríamos de recomponer —tras su traducción— con un programa específico de maquetado.

Así pues, y una vez tengamos instalado Trados Studio y MS Word, podemos entrar en materia:

Traducción de un archivo PDF paso a paso

1) Para empezar, abrimos el documento que vamos a traducir. Es importante saber que Trados siempre crea un archivo de proyecto, incluso cuando solo queremos trabajar en un documento individual, opción que ahora elegiremos:

2) En este punto entra en juego el asistente de creación de proyectos/archivos de Trados, que nos guía por una serie de características para ajustar el proyecto a nuestras necesidades. En este caso, solo tenemos que preocuparnos de seleccionar el par de idiomas con el que queremos trabajar; no obstante, este asistente nos permite configurar parámetros muy importantes como la estructura de carpetas de un proyecto o las memorias de traducción entre muchos otros.

3) Tras haber configurado los ajustes de nuestro proyecto, nos encontraremos con el espacio de trabajo en la sección Editor:

De la interfaz del Editor cabe destacar lo siguiente: el texto de origen queda a la izquierda y el texto meta a la derecha; las etiquetas se bloquean para reducir el riesgo de dañarlas en caso de manipular el código sin conocimiento; y las opciones de formato, como fuente o color, se mantienen intactas, algo especialmente útil a la hora de traducir un PDF, pues no alteraremos su formato.

Así, comenzamos a traducir hasta completar el 100 % de las celdas y nos aseguramos de que no haya errores de ningún tipo; no solo ortográficos, sino de la manipulación de etiquetas y otros elementos propios del formato.

Traduconsejo: Utiliza atajos de teclado para ganar rapidez: Ctrl+Ins copia la celda de origen en la celda meta para así mantener las etiquetas; Ctrl+Enter nos sirve para confirmar la celda actual.

4) Cuando hayamos concluido, guardaremos el archivo (Ctrl+S) antes de salir de la sección Editor y haremos clic derecho sobre el nombre del archivo para elegir, o bien “Exportar archivos”, o bien “Generar traducciones de destino”. Nosotros recomendamos la última para así generar un archivo en formato DOCX que, aunque tengamos que recurrir a Word para convertirlo a PDF, nos ahorrará muchos problemas de formato y maquetación que sí es común encontrarse cuando usamos la opción “Exportar archivos”.

5) Llegados a este punto, tan solo tenemos que abrir en Word el DOCX que acabamos de exportar para generar el PDF final, tal y como vemos en la imagen siguiente:

Para terminar, te recomendamos comparar la traducción con el original para solventar posibles fallos en el formato y diseño de este.

Esperamos que este breve tutorial sobre cómo traducir un PDF te haya sido de utilidad. Si tienes alguna duda, no dudes en dejar un comentario o mandarnos tus preguntas utilizando el formulario de contacto.

¡Nos vemos en la próxima entrada!

Conoce al equipo de Intrawords III

En la última entrada de esta traduserie creada pensando en el Recién graduado, te traemos a Dani, el miembro más reciente del equipo de Intrawords. Queremos que sus experiencias te inspiren a la hora de conseguir un trabajo de traducción profesional cuando termines tu formación.

Nuestro Project Manager de subtitulado y TAV tenía claro, desde muy joven, cómo quería canalizar sus inquietudes y, en Bachillerato, empezó a medir cada nuevo paso que daba; algo que parece muy difícil a ciertas edades, pero que es garantía de éxito en tu futuro profesional. Actualmente, Dani está al frente de importantes proyectos de subtitulado y traducción para doblaje, así como de localización de videojuegos.

Daniel Alvir

Ahora, os dejamos con Dani para que conozcáis su historia de primera mano:

Cómo se interesó Dani por la traducción profesional

«Desde que tengo uso de razón me han gustado cuatro cosas: la lectura (en gran parte de cómics), la música, los videojuegos y el inglés. No es de extrañar que, cuando llegó el momento de elegir una rama en bachillerato, escogiera Humanidades. A partir de ahí, a medida que empecé a ser más consciente de la importancia de las decisiones que iba a tomar, barajé varias opciones: periodismo, traducción y filología inglesa. No tenía muy claro cuál quería que fuera mi futuro, así que me decidí por esta última porque me parecía que ofrecía un abanico de oportunidades más amplio. Pero, en el fondo, sabía que quería dedicarme a la traducción profesional».

Practica y fórmate por cuenta propia

«Antes de empezar el último curso del Grado en Estudios Ingleses en la Universidad Autónoma de Madrid, decidí especializarme en la rama de traducción. Con este objetivo en mente, pasé dos semanas en verano colaborando con una traductora autónoma en Grecia, aprendiendo más sobre el proceso de traducción asistida, la gestión de materiales y los recursos documentales. Este fue mi primer contacto real con la traducción profesional. Al finalizar mis estudios de grado, empecé a cursar el máster de traducción en el Instituto de Lenguas Modernas y Traductores de la UCM».

Cuando tus aficiones coinciden con tu futuro laboral

«Por casualidades del destino, el verano previo a iniciar este Máster retomé mi afición por los videojuegos (que tenía bastante abandonada desde hacía un tiempo) y, cuando empezó el primer curso, descubrí que tenía un seminario de traducción audiovisual enfocado a la localización. Me di cuenta de que podía unir mi afición a los videojuegos con mi posible futuro laboral y sabía que no podía dejar pasar la oportunidad de aprender todo lo posible. Y la sorpresa llegó cuando me ofrecieron un puesto de becario durante un par de meses. A partir de ahí, cambió por completo mi visión del ámbito laboral. Desde el primer momento, aprendí todo tipo de competencias y me encontré con proyectos de localización multilingüe muy variados: conocidos triples A del género bélico, deportivo y de aventuras; juegos para móviles; títulos de desarrolladoras independientes, cada vez más en auge en los últimos años… Y entonces empecé a participar en proyectos de subtitulado y doblaje: gestión de materiales, inserción de subtítulos, mezcla de pistas, exportación del producto final y mucho más».

Un aprendizaje no solo técnico

«Parece mentira, pero ya ha pasado más de un año desde que entré en Intrawords (no sé cómo siguen aguantando mi TOC) y todavía aprendo algo nuevo cada día. Desde aspectos técnicos como herramientas de gestión, traducción, revisión y edición de vídeo hasta aspectos más humanos como el trato con clientes, compañeros y vendors. No es solo un trabajo, está siendo todo un viaje».

Esperamos que la historia de Dani te motive para seguir formándote como traductor. Si estás interesado en las experiencias del resto de miembros del equipo, visita las entradas de Yaniry y Alba.

Aegisub, VSS y Subtitle Edit: subtitulación profesional gratuita

El uso de software libre es algo que debemos tener muy en cuenta en el día a día de una agencia de traducción, y en Intrawords no dudamos en compartir contigo algunos de nuestros métodos de trabajo con estos programas, para que tú también puedas beneficiarte de las herramientas gratuitas de mayor utilidad.

En esta entrada, vamos a profundizar en los tres editores de subtítulos gratuitos que creemos imprescindibles para conseguir resultados profesionales en nuestros encargos. De hecho, no sería exagerado afirmar que el tándem compuesto por Aegisub (también para MAC), VisualSubSync y Subtitle Edit conforma una suerte de suite de subtitulado realmente potente que nos hará la vida más fácil si sabemos cómo sacarles el máximo partido.

Lo más importante para entender la sinergia entre las tres herramientas es no concebirlas como editores de subtítulos independientes; sino aprovechar las tareas en que destacan cada una de ellas y crear un flujo de trabajo totalmente nuevo teniendo esto en cuenta. El eje central de esta forma de trabajar es Aegisub, que complementaremos con VSS y Subtitle Edit. Así, esta manera de trabajar podría resumirse en:

1. Aegisub: pautado, sincronización, traducción, edición y formateo de los subtítulos;
2. VisualSubSync: control de calidad y búsqueda de errores (QA);
3. Subtitle Edit: conversión de formatos de subtitulación.

1. Aegisub

Enlace de descarga de Aegisub

Aegisub es el único editor de subtítulos gratuito que permite temporizar los tiempos de entrada y salida con precisión de 1 cuadro —unidad mínima de medida de cualquier imagen en movimiento—. Esto es de gran utilidad para aquellos que quieran generar subtítulos con calidad profesional; de este modo, podemos ajustar los tiempos de los subtítulos para que coincidan con la entrada o salida de rótulos, textos en pantalla o cambios de plano, algo crucial para la calidad final del producto.

Utiliza Ctrl+4 o Ctrl+6 (teclado numérico) para desplazar el cursor de posición

El editor de estilos de Aegisub

Si hay algo que sitúa a Aegisub sobre el resto de editores gratuitos, es su editor de estilos. Muchos clientes nos darán especificaciones muy concretas sobre el aspecto final de los subtítulos o, incluso, nos facilitarán la fuente que debemos usar. Si este es el caso, el editor de subtítulos de Aegisub tiene las funciones necesarias para poder personalizar la fuente tanto como lo requiera nuestro cliente.

Podemos crear, nombrar y guardar diferentes estilos para usarlos en nuestros proyectos

La posición en pantalla de los subtítulos

Otra de las funciones que más destaca de Aegisub, por ser el único editor gratuito que dispone de ella, es la edición de la posición en pantalla de los subtítulos. Algo estrictamente necesario si tenemos texto en pantalla (OST) coincidente con el audio que subtitular. Para modificar la posición en pantalla de los subtítulos, tan solo tenemos que introducir las etiquetas de posición de Aegisub: «{\aX}» —donde la «X» corresponde a la posición numérica del subtítulo en pantalla (del 1 al 9), empezando por la esquina inferior izquierda y llegando a la superior derecha—. Si buscamos una precisión mayor o el subtítulo aparece en un lugar poco habitual, podemos utilizar las coordenadas; es suficiente con seleccionar la línea de subtítulo que queramos mover y hacer doble clic en la posición en pantalla que deseemos; el programa generará una etiqueta de posición de coordenadas dentro de la caja de texto que tendrá el siguiente formato: «{\pos(coordenadas X,coordenadas Y)}

2. VisualSubSync

Enlace de descarga de VisualSubSync

VSS es otro editor de subtítulos gratuito con varios puntos fuertes, como la visualización de la onda de audio, la posibilidad de personalizar los atajos de teclado o la opción de añadir un archivo de referencia de subtítulos en VO; lo que resulta en un entorno de pautado y traducción de subtítulos muy completo. Sin embargo, la función que incorpora VisualSubSync que más nos interesa es su herramienta de control de calidad —Error checking en el menú Edit—. Si sabemos aprovechar sus funciones al máximo, tendremos una forma efectiva de llevar a cabo el QA check, además de totalmente personalizable.

La opción Error checking

Como podemos ver en la imagen, a través de la opción Error checking podemos generar un informe de errores muy completo y, sobre todo, ajustarlo a medida si sabemos qué opciones cambiar. Accediendo a través de las preferencias del programa, nos concentraremos en la pestaña Subtitle y Error checking, que podemos ver en las siguientes imágenes:

Opciones básicas pero imprescindibles en las que se basará el informe de errores

 

Opciones avanzadas que, mediante colores, nos advierten de posibles errores

3. Subtitle Edit

Enlace de descarga de Subtitle Edit

El conversor que lo puede todo

Subtitle Edit es un programa de subtitulado que, por su interfaz tan poco intuitiva, suele pasar desapercibido al compararlo con Aegisub o VSS. Sin embargo, en Intrawords no le damos un uso convencional, sino que aprovechamos la innumerable lista de formatos con los que trabaja para hacer de esta herramienta un versátil conversor de formatos improvisado.

En la imagen de arriba, se muestran algunos de los muchos formatos a los que Subtitle Edit puede exportar subtítulos. Esto nos brinda infinitas posibilidades para satisfacer las necesidades del cliente y completar el encargo de una forma profesional.

Por ejemplo, si tenemos que crear unos subtítulos para Netflix, que suelen ser en formato Timed Text (XML), y en los que también, obviamente, habríamos de incluir el OST; la mejor opción sería utilizar Aegisub para pautar, sincronizar y modificar la posición en pantalla, guardar el archivo en un formato de Aegisub que soporte las posiciones en pantalla (ASS o SSA) y, a posteriori, abrir dicho archivo con Subtitle Edit para volver a guardarlo en formato Timed Text. De este modo, habremos generado unos subtítulos con calidad profesional y que cumplen los criterios de nuestro cliente.

Esperamos que hayas disfrutado conociendo más a fondo algunos métodos de trabajo de una agencia de traducción como Intrawords. Como podéis ver, a todos nos gusta el software libre, sobre todo cuando se trata de programas de tanta calidad.

Conoce al equipo de Intrawords II

Continuamos la serie para el Recién graduado presentando a otro miembro del equipo de Intrawords. Es reseñable cómo las historias de éxito tienen matices muy similares; te invitamos a visitar las entradas dedicadas al resto de miembros del equipo de Gestión de proyectos, Yaniry y Dani, para comprobarlo.

Alba Gómez

Nuestra Localization Project Manager (LPM) en Intrawords, desde hace dos años, su trabajo ha comprendido proyectos de traducción y localización de primer orden y, como no podría ser de otro modo, nunca ha dejado de formarse durante este tiempo.

Cómo se interesó Alba por la traducción profesional

«A decir verdad, yo nunca fui de tener las ideas muy claras hasta el último momento, de hecho, hasta que llegó la selectividad y me tuve que plantear mi futuro profesional, no estaba para nada segura de decantarme por ciencias o por letras. Ese momento fue, sin duda, mi primer golpe de realidad. Ya sí que sí, había llegado la hora de la verdad. Siempre me gustaron los idiomas (se ve que es cosa de familia) y esto en el fondo despertó en mí el interés por profundizar en el estudio de las lenguas extranjeras».

La importancia de viajar y conocer la cultura de origen

«En este ámbito, el abanico de carreras era bastante extenso, así que al final me decidí por Traducción e Interpretación porque me parecía más práctica que las otras. Decidido esto, mi trayectoria universitaria se puso en marcha. Empecé a estudiar traducción en la Universidad de Vigo, en la que hice primero y tercero; al segundo año, opté a una beca Erasmus y con ella tuve la oportunidad de salir al extranjero, empaparme de la cultura inglesa y ganar mucha fluidez y soltura en Roehampton University (Londres)».

¿Sigues pensando que las prácticas no son importantes?

«Esta experiencia me dejó muy buen sabor de boca, así que llegados a este punto y ya en el ecuador de la carrera (¡hay que ver qué rápido pasa lo bueno!), lo que más me llamaba la atención eran las prácticas en empresa. Como esta asignatura era optativa en cuarto, decidí probar suerte con la beca SICUE e irme a estudiar mi último año a la Universidad Autónoma de Madrid. Estaba convencida de que la oferta de trabajo en este sector sería mayor en Madrid que en Galicia, así que empecé a echar mi currículum allá donde podía a través de la universidad y así fue como me puse en contacto con Intrawords. Ellos recibieron mi CV, me llamaron, nos reunimos, hice una prueba de traducción y bueno, el final ya lo sabéis».

¡Créetelo, ya eres localizador profesional!

«Estar metida de lleno en el mundo laboral tan de repente me dejó algo patidifusa, porque al poco de entrar en Intrawords me hice cargo de uno de los videojuegos de carreras triple A más conocidos. Todo un reto, sin duda, con el que aprendí muchísimo y me divertí aún más. Con este proyecto le cogí el gustillo a esto de la localización y la gestión de proyectos y, poco a poco, me fui sintiendo más cómoda a la hora de interactuar con los clientes y los vendors».

«Desde entonces, no he parado de crecer como profesional. En la oficina no paramos de hacer tareas de traducción, revisión, corrección, gestión e ingeniería, especialmente de contenidos audiovisuales como son los videojuegos y los subtitulados. Aparte de esto, el año pasado pude ir un poco más allá y compaginar mi jornada laboral con el Experto en tradumática, localización y traducción audiovisual. Gracias a este máster he aumentado mis conocimientos y aprendido muchas otras cosas, como por ejemplo a trabajar con páginas web, con traducción automática asistida y con programas de edición de textos e imágenes entre un gran etcétera que, junto con otros cursos de gestión terminológica y TAV ofrecidos como parte de la formación en empresa, me han permitido mantenerme al día y aplicar estos nuevos conocimientos a cada proyecto».

Esperamos que las experiencias de Alba desde antes de comenzar la universidad hasta la actualidad sean toda una inyección de motivación para que no te asustes cuando te toque buscar trabajo a ti. En la próxima publicación conoceremos a Dani, nuestro LPM especializado en subtitulado y doblaje.

¡No te la pierdas!

Conoce al equipo de Intrawords I

Queremos presentaros al equipo de Intrawords para que conozcáis, de primera mano, cómo se pasa de ser un alumno de último año de carrera o máster a estar en la primera línea de importantes proyectos de traducción y localización.

Yaniry Flores

Yaniry es el miembro más veterano del equipo y, como puede ser tu caso, no lo tenía tan claro al principio.

Cómo se interesó Yaniry por la traducción

«Cuando se acercaba el momento de decidir qué carrera tenía que estudiar, tuve claro que lo mío era la filología inglesa. Se podría decir que aprendí tarde a hablar inglés, pero lo compensé con muchas ganas de aprender y esas ganas me llevaron a la Facultad de Filología de la Universidad Complutense, donde formé parte de la última promoción de licenciados de la universidad. Según se acercaba el último año empecé a preguntarme qué iba a hacer con mi vida después de licenciarme».

¿Docencia vs. traducción profesional?

«Si sabes inglés, parece que tu destino es ser profesor, pero es algo que a mí nunca me ha llamado. Fue una clase de traducción la que me abrió los ojos y me decidí a seguir por ese camino. De hecho, en mi último año de universidad me ofrecía a hacer traducciones de ensayos para otros estudiantes y así también aprendí por mi cuenta a buscar recursos en Internet (información específica, diccionarios, glosarios) y a investigar cómo sacar potencial a mi procesador de texto».

No dejes de formarte: la importancia de las prácticas

«Nada más acabar la carrera, lo tenía muy claro, así que me inscribí en un máster de traducción en el Instituto de Lenguas Modernas y Traductores de la UCM. Ya antes de empezar el curso, y después de echar mil currículums, conseguí un puesto de becaria de traducción sanitaria en una empresa. En ese trabajo gané mucha experiencia y puse en práctica lo que iba aprendiendo en el máster, pero pasado un año empecé a sentir que no era el campo en el que quería especializarme».

Ten los ojos bien abiertos y esfuérzate siempre

«Las oportunidades pueden surgir en cualquier lugar, así que cuando mi profesor de traducción audiovisual dijo que había una posibilidad de ser becario en Intrawords, fui la más rápida en intentar aprovechar la oportunidad. Esto supuso un cambio de 180 grados, pasé de trabajar en una oficina clásica con cubículos a trabajar codo con codo, literalmente, con el mánager de localización. Siendo becaria en Intrawords, jamás hice fotocopias ni llevé cafés, desde el primer día me tuve que poner manos a la obra y traducir, aprender a usar programas, subtitular y gestionar proyectos, igual que cualquier otro traductor. Aunque mi experiencia en localización antes de empezar en Intrawords fue un curso en la universidad y mis traducciones previas se habían centrado en temas totalmente diferentes nunca lo consideré un impedimento, sino al contrario, lo usaba a mi favor para poder demostrar que tenía experiencia previa, aunque fuera limitada, y lo complementaba con mis ganas de aprender en cada proyecto en el que trabajaba».

De becario a traductor profesional

«Llevo tres años trabajando en Intrawords y dejé de ser becaria hace ya tiempo. A lo largo de mi recorrido aquí he tenido la oportunidad de trabajar en grandes proyectos tanto deportivos, como bélicos o de entretenimiento. También he podido aprender cómo funciona el mundo de la traducción audiovisual, desde preparar archivos a insertar subtítulos o tratar con traductores».

«Mi experiencia aquí ha sido todo un máster».

¿Cuál será la tuya?