Hoy te traemos un tutorial sencillo y especialmente útil para aquellos traductores que empiezan a trabajar con herramientas TAO (Traducción Asistida por Ordenador). Vamos a aprender cómo traducir un PDF en Trados y Word, dos de los programas más utilizados por traductores profesionales. Si bien es cierto que Trados es una herramienta muy costosa, la compañía que lo comercializa tiene descuentos muy interesantes —o incluso pruebas gratuitas— para estudiantes de grado y máster.

Traduconsejo: en lo que respecta a Word —y a todo el paquete Office 365—, es probable que puedas acceder a Office 365 ProPlus con tu correo de la universidad y nadie te lo haya dicho todavía.

La importancia de saber cómo traducir un PDF

El formato PDF (Portable Document File) fue desarrollado por Adobe para aumentar la seguridad y facilitar el intercambio de documentos digitales. Sus dos principales características son: la conjunción de textos y elementos gráficos y el bloqueo de estos para imposibilitar la edición del archivo —al menos a priori—.

Con esto, podemos deducir que, de no tener las herramientas adecuadas, la traducción de un PDF puede darnos algún que otro quebradero de cabeza. En cambio, si sabemos qué programas utilizar, traducir un PDF no tiene por qué suponer un gran problema.

En el siguiente enlace os dejamos un archivo PDF de ejemplo para ilustrar este tutorial. Este formulario público británico contiene imágenes, cuadros, casillas y otros elementos que, si no utilizásemos Trados, habríamos de recomponer —tras su traducción— con un programa específico de maquetado.

Así pues, y una vez tengamos instalado Trados Studio y MS Word, podemos entrar en materia:

Traducción de un archivo PDF paso a paso

1) Para empezar, abrimos el documento que vamos a traducir. Es importante saber que Trados siempre crea un archivo de proyecto, incluso cuando solo queremos trabajar en un documento individual, opción que ahora elegiremos:

2) En este punto entra en juego el asistente de creación de proyectos/archivos de Trados, que nos guía por una serie de características para ajustar el proyecto a nuestras necesidades. En este caso, solo tenemos que preocuparnos de seleccionar el par de idiomas con el que queremos trabajar; no obstante, este asistente nos permite configurar parámetros muy importantes como la estructura de carpetas de un proyecto o las memorias de traducción entre muchos otros.

3) Tras haber configurado los ajustes de nuestro proyecto, nos encontraremos con el espacio de trabajo en la sección Editor:

De la interfaz del Editor cabe destacar lo siguiente: el texto de origen queda a la izquierda y el texto meta a la derecha; las etiquetas se bloquean para reducir el riesgo de dañarlas en caso de manipular el código sin conocimiento; y las opciones de formato, como fuente o color, se mantienen intactas, algo especialmente útil a la hora de traducir un PDF, pues no alteraremos su formato.

Así, comenzamos a traducir hasta completar el 100 % de las celdas y nos aseguramos de que no haya errores de ningún tipo; no solo ortográficos, sino de la manipulación de etiquetas y otros elementos propios del formato.

Traduconsejo: Utiliza atajos de teclado para ganar rapidez: Ctrl+Ins copia la celda de origen en la celda meta para así mantener las etiquetas; Ctrl+Enter nos sirve para confirmar la celda actual.

4) Cuando hayamos concluido, guardaremos el archivo (Ctrl+S) antes de salir de la sección Editor y haremos clic derecho sobre el nombre del archivo para elegir, o bien “Exportar archivos”, o bien “Generar traducciones de destino”. Nosotros recomendamos la última para así generar un archivo en formato DOCX que, aunque tengamos que recurrir a Word para convertirlo a PDF, nos ahorrará muchos problemas de formato y maquetación que sí es común encontrarse cuando usamos la opción “Exportar archivos”.

5) Llegados a este punto, tan solo tenemos que abrir en Word el DOCX que acabamos de exportar para generar el PDF final, tal y como vemos en la imagen siguiente:

Para terminar, te recomendamos comparar la traducción con el original para solventar posibles fallos en el formato y diseño de este.

Esperamos que este breve tutorial sobre cómo traducir un PDF te haya sido de utilidad. Si tienes alguna duda, no dudes en dejar un comentario o mandarnos tus preguntas utilizando el formulario de contacto.

¡Nos vemos en la próxima entrada!