Cómo hacer un karaoke fácilmente con Aegisub

cómo hacer un karaoke

En esta pequeña píldora formativa unimos nuestros conocimientos de Aegisub con nuestro gusto por la música y te enseñamos cómo hacer un karaoke utilizando tan solo una etiqueta. Todo sin plantillas de efectos engorrosas, repletas de código y muy difíciles de desgranar para los traductores audiovisuales que, al fin y al cabo, somos los usuarios más comunes de Aegisub.

Recomendaciones previas

Si quieres saber cómo hacer un karaoke, primero debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Si la canción no es muy larga y la letra es algo repetitiva, no es necesariamente un problema, ya que el proceso te llevará mucho menos tiempo.
  • Hazte con un vídeo de la canción en buena calidad. Si está en YouTube, Vimeo u otra plataforma de vídeo similar, puedes descargarlo con el programa gratuito aTube Catcher (cuidado con los vídeos que tienen derechos de autor, porque no podrás compartir tu trabajo cuando termines).
  • Si quieres incrustar los subtítulos en el vídeo final, te recomendamos descargar Format Factory.
  • Para personalizar aún más tu karaoke, siempre puedes descargar una tipografía algo más llamativa e instalarla en tu PC. En Google Fonts y DaFont tienes muchas fuentes gratuitas entre las que elegir.

Cómo hacer un karaoke solo con una etiqueta en Aegisub

Con la etiqueta {\kXX}, Aegisub convierte tus subtítulos en un karaoke que cambia gradualmente de rojo a blanco para simular el efecto de lectura de la canción. Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí te dejamos unas capturas de las partes del menú que nos interesan ahora y sirven para ilustrar cómo hacer un karaoke usando esta etiqueta.

Como puedes ver, la etiqueta de karaoke se coloca entre sílabas e incluye un número; este valor es muy importante, pues determina la velocidad con la que el subtítulo pasará de rojo a blanco. Cuanto mayor el número, más lenta la velocidad de lectura del karaoke. Para que te hagas una idea, los valores de este número han sido de entre 20 y 40 en una canción con un tempo como la de Johnny Cash que usamos en el ejemplo.

Una vez tengas todos los subtítulos con la letra de la canción correctamente temporizada, te recomendamos tomarte el tiempo necesario para separar las palabras y las sílabas con guiones para acercar el efecto final al de un karaoke profesional. Si la canción que has elegido no es en español, no te confíes y consulta el número de sílabas de cada palabra… Te sorprendería saber, por ejemplo, cuántas palabras son monosílabas en inglés.

Cómo incrustar los subtítulos

Cuando hayas terminado de editar los subtítulos en Aegisub y estés contento con el resultado, es muy importante que guardes el archivo final en formato ASS o SSA. De este modo, se mantienen todos los efectos que hemos añadido a los subtítulos. No debemos usar el formato SRT, ya que no es compatible con posicionamiento en pantalla, etiquetas, tipografías, etc.

Por último, abre Format Factory para incrustar los subtítulos. Para ello, añadimos el vídeo al menú de conversión y elegimos el archivo de subtítulos que hemos generado. En este paso podemos cambiar el color de la tipografía y los bordes, pero te recomendamos dejarlo en blanco y negro para no contrastar demasiado con el rojo del karaoke. Para terminar, nos aseguramos de elegir la misma codificación que la del archivo de subtítulos y comenzamos la conversión.

Ahora que sabes cómo hacer un karaoke, no te pierdas el que hemos hecho nosotros a modo de ejemplo:

Si te ha gustado este tutorial y quieres aprender más sobre traducción audiovisual, infórmate sobre nuestro curso de TAV (próximamente).

Si estás interesado en nuestros servicios de transcripción y subtitulado, visita nuestra página de servicios.

Conoce al equipo de Intrawords III

En la última entrada de esta traduserie creada pensando en el Recién graduado, te traemos a Dani, el miembro más reciente del equipo de Intrawords. Queremos que sus experiencias te inspiren a la hora de conseguir un trabajo de traducción profesional cuando termines tu formación.

Nuestro Project Manager de subtitulado y TAV tenía claro, desde muy joven, cómo quería canalizar sus inquietudes y, en Bachillerato, empezó a medir cada nuevo paso que daba; algo que parece muy difícil a ciertas edades, pero que es garantía de éxito en tu futuro profesional. Actualmente, Dani está al frente de importantes proyectos de subtitulado y traducción para doblaje, así como de localización de videojuegos.

Daniel Alvir

Ahora, os dejamos con Dani para que conozcáis su historia de primera mano:

Cómo se interesó Dani por la traducción profesional

«Desde que tengo uso de razón me han gustado cuatro cosas: la lectura (en gran parte de cómics), la música, los videojuegos y el inglés. No es de extrañar que, cuando llegó el momento de elegir una rama en bachillerato, escogiera Humanidades. A partir de ahí, a medida que empecé a ser más consciente de la importancia de las decisiones que iba a tomar, barajé varias opciones: periodismo, traducción y filología inglesa. No tenía muy claro cuál quería que fuera mi futuro, así que me decidí por esta última porque me parecía que ofrecía un abanico de oportunidades más amplio. Pero, en el fondo, sabía que quería dedicarme a la traducción profesional».

Practica y fórmate por cuenta propia

«Antes de empezar el último curso del Grado en Estudios Ingleses en la Universidad Autónoma de Madrid, decidí especializarme en la rama de traducción. Con este objetivo en mente, pasé dos semanas en verano colaborando con una traductora autónoma en Grecia, aprendiendo más sobre el proceso de traducción asistida, la gestión de materiales y los recursos documentales. Este fue mi primer contacto real con la traducción profesional. Al finalizar mis estudios de grado, empecé a cursar el máster de traducción en el Instituto de Lenguas Modernas y Traductores de la UCM».

Cuando tus aficiones coinciden con tu futuro laboral

«Por casualidades del destino, el verano previo a iniciar este Máster retomé mi afición por los videojuegos (que tenía bastante abandonada desde hacía un tiempo) y, cuando empezó el primer curso, descubrí que tenía un seminario de traducción audiovisual enfocado a la localización. Me di cuenta de que podía unir mi afición a los videojuegos con mi posible futuro laboral y sabía que no podía dejar pasar la oportunidad de aprender todo lo posible. Y la sorpresa llegó cuando me ofrecieron un puesto de becario durante un par de meses. A partir de ahí, cambió por completo mi visión del ámbito laboral. Desde el primer momento, aprendí todo tipo de competencias y me encontré con proyectos de localización multilingüe muy variados: conocidos triples A del género bélico, deportivo y de aventuras; juegos para móviles; títulos de desarrolladoras independientes, cada vez más en auge en los últimos años… Y entonces empecé a participar en proyectos de subtitulado y doblaje: gestión de materiales, inserción de subtítulos, mezcla de pistas, exportación del producto final y mucho más».

Un aprendizaje no solo técnico

«Parece mentira, pero ya ha pasado más de un año desde que entré en Intrawords (no sé cómo siguen aguantando mi TOC) y todavía aprendo algo nuevo cada día. Desde aspectos técnicos como herramientas de gestión, traducción, revisión y edición de vídeo hasta aspectos más humanos como el trato con clientes, compañeros y vendors. No es solo un trabajo, está siendo todo un viaje».

Esperamos que la historia de Dani te motive para seguir formándote como traductor. Si estás interesado en las experiencias del resto de miembros del equipo, visita las entradas de Yaniry y Alba.

Aegisub, VSS y Subtitle Edit: subtitulación profesional gratuita

El uso de software libre es algo que debemos tener muy en cuenta en el día a día de una agencia de traducción, y en Intrawords no dudamos en compartir contigo algunos de nuestros métodos de trabajo con estos programas, para que tú también puedas beneficiarte de las herramientas gratuitas de mayor utilidad.

En esta entrada, vamos a profundizar en los tres editores de subtítulos gratuitos que creemos imprescindibles para conseguir resultados profesionales en nuestros encargos. De hecho, no sería exagerado afirmar que el tándem compuesto por Aegisub (también para MAC), VisualSubSync y Subtitle Edit conforma una suerte de suite de subtitulado realmente potente que nos hará la vida más fácil si sabemos cómo sacarles el máximo partido.

Lo más importante para entender la sinergia entre las tres herramientas es no concebirlas como editores de subtítulos independientes; sino aprovechar las tareas en que destacan cada una de ellas y crear un flujo de trabajo totalmente nuevo teniendo esto en cuenta. El eje central de esta forma de trabajar es Aegisub, que complementaremos con VSS y Subtitle Edit. Así, esta manera de trabajar podría resumirse en:

1. Aegisub: pautado, sincronización, traducción, edición y formateo de los subtítulos;
2. VisualSubSync: control de calidad y búsqueda de errores (QA);
3. Subtitle Edit: conversión de formatos de subtitulación.

1. Aegisub

Enlace de descarga de Aegisub

Aegisub es el único editor de subtítulos gratuito que permite temporizar los tiempos de entrada y salida con precisión de 1 cuadro —unidad mínima de medida de cualquier imagen en movimiento—. Esto es de gran utilidad para aquellos que quieran generar subtítulos con calidad profesional; de este modo, podemos ajustar los tiempos de los subtítulos para que coincidan con la entrada o salida de rótulos, textos en pantalla o cambios de plano, algo crucial para la calidad final del producto.

Utiliza Ctrl+4 o Ctrl+6 (teclado numérico) para desplazar el cursor de posición

El editor de estilos de Aegisub

Si hay algo que sitúa a Aegisub sobre el resto de editores gratuitos, es su editor de estilos. Muchos clientes nos darán especificaciones muy concretas sobre el aspecto final de los subtítulos o, incluso, nos facilitarán la fuente que debemos usar. Si este es el caso, el editor de subtítulos de Aegisub tiene las funciones necesarias para poder personalizar la fuente tanto como lo requiera nuestro cliente.

Podemos crear, nombrar y guardar diferentes estilos para usarlos en nuestros proyectos

La posición en pantalla de los subtítulos

Otra de las funciones que más destaca de Aegisub, por ser el único editor gratuito que dispone de ella, es la edición de la posición en pantalla de los subtítulos. Algo estrictamente necesario si tenemos texto en pantalla (OST) coincidente con el audio que subtitular. Para modificar la posición en pantalla de los subtítulos, tan solo tenemos que introducir las etiquetas de posición de Aegisub: «{\aX}» —donde la «X» corresponde a la posición numérica del subtítulo en pantalla (del 1 al 9), empezando por la esquina inferior izquierda y llegando a la superior derecha—. Si buscamos una precisión mayor o el subtítulo aparece en un lugar poco habitual, podemos utilizar las coordenadas; es suficiente con seleccionar la línea de subtítulo que queramos mover y hacer doble clic en la posición en pantalla que deseemos; el programa generará una etiqueta de posición de coordenadas dentro de la caja de texto que tendrá el siguiente formato: «{\pos(coordenadas X,coordenadas Y)}

2. VisualSubSync

Enlace de descarga de VisualSubSync

VSS es otro editor de subtítulos gratuito con varios puntos fuertes, como la visualización de la onda de audio, la posibilidad de personalizar los atajos de teclado o la opción de añadir un archivo de referencia de subtítulos en VO; lo que resulta en un entorno de pautado y traducción de subtítulos muy completo. Sin embargo, la función que incorpora VisualSubSync que más nos interesa es su herramienta de control de calidad —Error checking en el menú Edit—. Si sabemos aprovechar sus funciones al máximo, tendremos una forma efectiva de llevar a cabo el QA check, además de totalmente personalizable.

La opción Error checking

Como podemos ver en la imagen, a través de la opción Error checking podemos generar un informe de errores muy completo y, sobre todo, ajustarlo a medida si sabemos qué opciones cambiar. Accediendo a través de las preferencias del programa, nos concentraremos en la pestaña Subtitle y Error checking, que podemos ver en las siguientes imágenes:

Opciones básicas pero imprescindibles en las que se basará el informe de errores

 

Opciones avanzadas que, mediante colores, nos advierten de posibles errores

3. Subtitle Edit

Enlace de descarga de Subtitle Edit

El conversor que lo puede todo

Subtitle Edit es un programa de subtitulado que, por su interfaz tan poco intuitiva, suele pasar desapercibido al compararlo con Aegisub o VSS. Sin embargo, en Intrawords no le damos un uso convencional, sino que aprovechamos la innumerable lista de formatos con los que trabaja para hacer de esta herramienta un versátil conversor de formatos improvisado.

En la imagen de arriba, se muestran algunos de los muchos formatos a los que Subtitle Edit puede exportar subtítulos. Esto nos brinda infinitas posibilidades para satisfacer las necesidades del cliente y completar el encargo de una forma profesional.

Por ejemplo, si tenemos que crear unos subtítulos para Netflix, que suelen ser en formato Timed Text (XML), y en los que también, obviamente, habríamos de incluir el OST; la mejor opción sería utilizar Aegisub para pautar, sincronizar y modificar la posición en pantalla, guardar el archivo en un formato de Aegisub que soporte las posiciones en pantalla (ASS o SSA) y, a posteriori, abrir dicho archivo con Subtitle Edit para volver a guardarlo en formato Timed Text. De este modo, habremos generado unos subtítulos con calidad profesional y que cumplen los criterios de nuestro cliente.

Esperamos que hayas disfrutado conociendo más a fondo algunos métodos de trabajo de una agencia de traducción como Intrawords. Como podéis ver, a todos nos gusta el software libre, sobre todo cuando se trata de programas de tanta calidad.