Tutorial de Xbench para detectar inconsistencias

xbench

Xbench es una potente herramienta de gestión terminológica y control de calidad imprescindible para todo traductor. Por un lado, te servirá para consultar diferentes memorias y archivos al mismo tiempo. Y, por otro, los diferentes controles de calidad que ofrece te ayudarán a salvar inconsistencias o dar variedad a archivos repetitivos.

Por si fuera poco, tienes una versión gratuita de Xbench muy completa que puedes descargar en la página oficial.

Control de inconsistencias con el QA de Xbench

Para esta píldora vamos a concentrarnos en uno de los muchos controles de calidad de Xbench con un fin muy específico. Veremos cómo la detección de inconsistencias en el source y en el target también sirve para dar variedad a un archivo repetitivo.

En este caso tenemos un archivo de frases recurso de más de 27 000 palabras en el que fácilmente podrían colarse coincidencias parciales mientras traducimos. Al tratarse de un archivo con frases genéricas, los segmentos son muy similares entre sí; y si a esto añadimos lo repetitivo que a veces resulta el inglés, dar riqueza a estas frases recurso dependerá en gran parte del traductor. Lo que pone sobre este una gran responsabilidad, pues de la naturalidad y riqueza de las traducciones dependerá la inmersión de los jugadores de la versión localizada.

Instrucciones para el QA

1) Lo primero que debemos hacer es crear un nuevo proyecto de Xbench al que añadiremos el archivo de traducción que previamente hemos trabajado en nuestra herramienta TAO. Es muy importante añadir este y no el archivo generado como traducción de destino; de hecho, Xbench es compatible con formatos como ITD, SDLXLIFF o XLIFF entre otros.

xbench

Para las tareas de QA es muy importante marcar “Ongoing translation”

2) Una vez cargado el proyecto, vamos a la pestaña QA para configurar los controles según nuestras necesidades. En la imagen podemos ver la cantidad de controles de calidad disponibles en Xbench, pero para nuestro caso solo nos interesa marcar las casillas “Inconsistency in Source” e “Inconsistency in Target”. Cuando configuremos el QA, haremos clic en “Check Ongoing Translation” para generar el informe.

xbench

Debemos marcar “Exclude ICE Segments” para que no se incluyan los contextos en el QA

3) Si lo hemos hecho bien hasta este punto, deberíamos tener un informe que muestre todos los segmentos con inconsistencias en el origen e inconsistencias en el destino.

Inconsistencias en el origen

De los dos tipos de inconsistencia con que estamos trabajando, esta es la más grave y la que nos llevará más tiempo subsanar. Estas inconsistencias se deben a la autopropagación de coincidencias parciales a lo largo del archivo. Estas autopropagaciones pueden parecerte despistes fáciles de evitar si estás bien atento. No obstante, con los plazos con que se trabaja en localización y en archivos de este tipo, es mucho más común de lo que piensas. Por ejemplo, en la última de las inconsistencias de la lista tenemos una autopropagación entre el segmento 939 y 9633, entre los que probablemente hubo día de trabajos de diferencia.

Si no detectamos estas inconsistencias, básicamente entregaríamos al cliente la misma traducción para segmentos diferentes. Así que no hay excusa para no cubrirse las espaldas con los controles de Xbench antes de entregar un archivo de estas características y volumen.

xbench

Inconsistencias en el destino

Las inconsistencias en las traducciones de destino no son tan graves, pues en el caso de un archivo como este podrían incluso darle más riqueza al resultado final en caso de que el original sea demasiado repetitivo —aunque esto es algo que solo haremos si el cliente nos lo pide—. En cualquier caso, si no se nos dice lo contrario, la mejor opción es dar consistencia a estos segmentos para que las memorias de traducción que generemos sean uniformes.

xbench

Esperamos que hayas aprendido mucho con este tutorial y te animamos a investigar el resto de funciones de Xbench para sacarle el máximo partido a esta gran herramienta.

Si te ha gustado este tutorial y quieres aprender más sobre traducción audiovisual y localización, infórmate sobre nuestros cursos (próximamente).

Si estás interesado en nuestros servicios de localización y traducción audiovisual, visita nuestra página de servicios.

Traducción de páginas web en HTML III: cómo editar fotos

cómo editar fotos

Hoy completamos la serie de tutoriales para localizar páginas web en HTML con la tercera y última entrega, en la que te enseñamos cómo editar fotos con Photoshop.

Si te acabas de unir a esta serie, no te pierdas las dos primeras publicaciones en las que tratábamos la estructura de carpetas y el texto traducible. Junto con la localización de imágenes, conocer el funcionamiento de las carpetas y saber reconocer el texto traducible es imprescindible para localizar por completo una página web en HTML.

Por qué debería aprender cómo editar fotos

En un sector eminentemente visual es cuestión de tiempo que, como traductores, nos encarguen la localización de una página web al completo, lo que incluye tanto sus elementos textuales como las imágenes que la componen. Muchas de estas imágenes tendrán texto incrustado y, lógicamente, saber cómo editar fotos será necesario para traducir estos textos y conseguir una localización integral.

¿Qué necesito para empezar?

Nosotros recomendamos trabajar con Photoshop. Si bien es cierto que no es un programa gratuito, la diferencia en los resultados y la forma de trabajar merece la inversión. En cualquier caso, te animamos a descargar la versión de prueba de Photoshop de la página de Adobe y decidir tú mismo. Si prefieres una opción sin costes, puedes conseguir un resultado similar con GIMP, un programa libre de edición de imágenes que se presenta como la principal alternativa gratuita a la herramienta de Adobe.

Cómo editar fotos con texto incrustado

Para este tutorial tomamos como ejemplo el tipo de edición que presenta más dificultades, pero no por ello menos común; el de imágenes con texto incrustado y fondo complejo, y en el que el cliente no dispone de los archivos originales de la composición.

Cuando aprendamos a resolver esta situación, sabremos cómo editar fotos en cualquier otro caso:

  • Si recibimos el archivo de la composición en PSD tan solo tendremos que editar la capa o capas de texto.
  • Si recibimos un archivo de imagen con texto, pero este está incrustado sobre un fondo simple, podremos editar el texto sin utilizar el Tampón de clonar, eje del tutorial que nos ocupa.

Tras estas consideraciones previas, aquí tenemos la imagen con texto incrustado y fondo complejo que vamos a localizar y los pasos que debemos seguir:

1) Organización de las capas de trabajo

Una vez hayamos abierto el archivo de imagen en Photoshop, iremos al panel Capas y haremos clic con el botón secundario en la capa Fondo para duplicarla.

Esta copia será sobre la que trabajaremos, por lo que tenemos que asegurarnos de tenerla seleccionada siempre. Esta forma de trabajar es más segura y nos sirve para no perder la referencia de la posición original del texto.

2) La herramienta Tampón de clonar

Una vez tengamos una copia de la imagen en forma de nueva capa, es hora de entrar en materia. Lo primero es borrar el texto de la imagen sin afectar al fondo que habría detrás. Para ello utilizaremos la herramienta Tampón de clonar de Photoshop.

Tendremos que marcar el área que queremos replicar con la tecla Alt y utilizar el pincel para reproducirla en otras zonas.

Aquí vemos la herramienta Tampón de clonar en acción y algunas de las opciones que podemos ajustar, como el tamaño del pincel o el área que replicar

Este proceso tiene que llevarse a cabo con cuidado y de un modo casi artesanal; si cuando ya te sientes cómodo con la herramienta notas que estás marcando constantemente el área para replicar, vas por buen camino. Cuando borremos por completo el texto, deberíamos tener una imagen limpia como la siguiente:

3) Cómo insertar el texto traducido

Ahora en Photoshop deberíamos tener dos capas: la capa Fondo con la imagen original y la copia de esta con la imagen limpia. Si es así, el paso siguiente será insertar un cuadro de texto en la misma posición que el texto original. Esto se consigue mostrando de forma temporal la capa Fondo y situando el nuevo cuadro de texto encima del texto anterior.

A continuación, según si el cliente nos ha proporcionado la tipografía original o no, tenemos dos opciones:

  • Si disponemos de la fuente, tan solo tenemos que instalarla en nuestro PC con el archivo OTF o TTF, y usarla en el nuevo cuadro de texto creado en Photoshop.
  • Si no disponemos de la fuente original y no sabemos cuál es, la mejor solución es buscar fuentes similares y ofrecer al cliente varias alternativas. Esto es lo más acertado siempre y cuando se mantenga la comunicación con el cliente y sea imposible recuperar la fuente original. En nuestro caso, hemos utilizado Google Fonts para buscar otras fuentes en la sección de Handwriting, y hemos preparado varias alternativas parecidas a la foto original. Esto no te llevará mucho tiempo porque la imagen ya está limpia y solo tendremos que hacer tantas copias del cuadro de texto como queramos, en función de las fuentes que vayamos a usar.

cómo editar fotos

Cuando sepas cómo editar fotos, solo te faltará renombrar los archivos respetando la estructura de carpetas original para no romper ningún enlace y habrás conseguido una localización integral de una página web en HTML.

Si estás interesado en la localización web, no te pierdas las otras dos partes de esta serie en las que hablamos de la estructura de carpetas y el texto traducible.

Si estás interesado en nuestros servicios de localización, visita nuestra página de servicios.