UA-57717374-1

Traducción de archivos ITD en Trados

El artículo que te presentamos hoy es perfecto si quieres empezar a meterte en el mundo de la localización y conocer cómo funcionan las agencias de traducción. La experiencia que tenemos en importantes proyectos de localización nos ha enseñado a estar abiertos a formas de trabajo diferentes, aunque estas nos parezcan poco convencionales.

Una de las cosas que se aprende cuando trabajas en la industria es que los grandes publishers de videojuegos tienen, cada uno, su forma de localizar. Algunos pueden tener su propia plataforma para trabajar con sus títulos; otros tal vez solo usen XLIFF o quizá te pregunten si puedes trabajar con ITD. Puede que este último formato no te suene mucho, así que vamos a hacer un pequeño viaje en el tiempo.

Antes de adquirir Trados en 2005, SDL tenía un software propio llamado SDLX, que tenía esta interfaz:

Los archivos propios de SDLX eran los de formato ITD, y la gente que lleva mucho tiempo en el mundillo puede que incluso siga utilizando este programa para trabajar con ellos. Sin embargo, no es necesario que rebusques en lo más profundo de Internet para encontrar esta reliquia TAO, y es que Trados te ofrece la posibilidad de traducir estos archivos, aunque tendrás que hacer unos pequeños ajustes a tus opciones para que cuando se los mandes a tu cliente el resultado sea impecable.

En SDLX las celdas de traducción tienen colores diferentes dependiendo del estado en el que se encuentren, como se puede ver en la imagen más arriba: las celdas doradas son texto 100 % bloqueado, pues su propósito es aportar información sobre el contexto; la celda azul es una traducción confirmada; el color verde representa las coincidencias parciales (fuzzies), tanto de la memoria de traducción como internas del propio archivo; el color naranja representa las coincidencias 100 % internas, y por último, la celda gris es una traducción sin confirmar.

¿Y por qué te contamos esto? Porque Trados en su configuración predeterminada presenta un par de problemas respecto al arcoíris de SDLX. Lo primero es que no podrás ver ninguno de estos colores en Trados, simplemente verás porcentajes, en el caso de las 100 % y las fuzzies, y los estados de las strings propios de Trados (borrador, traducido, aprobado, etc.). Lo segundo, y más problemático, que al no poder ver estos colores no sabrás si las 100 % doradas han pasado a ser azules en tu archivo final, algo que debemos evitar.

Este simple cambio de color puede suponer un gran problema, y es que, si tu cliente almacena tu trabajo en memorias de traducción de SDLX y tus celdas de contexto ahora están de color azul, entonces el contexto también se guardará en la memoria como si fuera texto traducido. Además, el archivo resultante no se correspondería con el que recibimos del cliente; y respetar las características del archivo original es una máxima en cualquier proyecto de traducción y localización.

Con un simple cambio en la configuración de Trados, te librarás de este quebradero de cabeza.

Cómo ajustar Trados para trabajar con ITD

Inicia Trados sin abrir ningún archivo. Ve a Archivo > Opciones. En el árbol desplegable busca “Tipos de archivo” y dentro de esta sección selecciona SDL Edit. Haz clic en General y encontrarás lo siguiente:

Simplemente tienes que desactivar la opción “Confirmar coincidencias 100 % automáticamente” y hacer clic en Aceptar. Así, todos los archivos ITD que abras en Trados diferenciarán los segmentos de contexto (no confirmado) de los segmentos de traducción (confirmados).

De esta forma, cuando Trados abra un archivo ITD no tendrás ningún problema con tu archivo final y quedarás como todo un profesional de la localización.

¡Nos vemos en el próximo tutorial de Intrawords!

Conoce al equipo de Intrawords II

Continuamos la serie para el Recién graduado presentando a otro miembro del equipo de Intrawords. Es reseñable cómo las historias de éxito tienen matices muy similares; te invitamos a visitar las entradas dedicadas al resto de miembros del equipo de Gestión de proyectos, Yaniry y Dani, para comprobarlo.

Alba Gómez

Nuestra Localization Project Manager (LPM) en Intrawords, desde hace dos años, su trabajo ha comprendido proyectos de traducción y localización de primer orden y, como no podría ser de otro modo, nunca ha dejado de formarse durante este tiempo.

Cómo se interesó Alba por la traducción profesional

«A decir verdad, yo nunca fui de tener las ideas muy claras hasta el último momento, de hecho, hasta que llegó la selectividad y me tuve que plantear mi futuro profesional, no estaba para nada segura de decantarme por ciencias o por letras. Ese momento fue, sin duda, mi primer golpe de realidad. Ya sí que sí, había llegado la hora de la verdad. Siempre me gustaron los idiomas (se ve que es cosa de familia) y esto en el fondo despertó en mí el interés por profundizar en el estudio de las lenguas extranjeras».

La importancia de viajar y conocer la cultura de origen

«En este ámbito, el abanico de carreras era bastante extenso, así que al final me decidí por Traducción e Interpretación porque me parecía más práctica que las otras. Decidido esto, mi trayectoria universitaria se puso en marcha. Empecé a estudiar traducción en la Universidad de Vigo, en la que hice primero y tercero; al segundo año, opté a una beca Erasmus y con ella tuve la oportunidad de salir al extranjero, empaparme de la cultura inglesa y ganar mucha fluidez y soltura en Roehampton University (Londres)».

¿Sigues pensando que las prácticas no son importantes?

«Esta experiencia me dejó muy buen sabor de boca, así que llegados a este punto y ya en el ecuador de la carrera (¡hay que ver qué rápido pasa lo bueno!), lo que más me llamaba la atención eran las prácticas en empresa. Como esta asignatura era optativa en cuarto, decidí probar suerte con la beca SICUE e irme a estudiar mi último año a la Universidad Autónoma de Madrid. Estaba convencida de que la oferta de trabajo en este sector sería mayor en Madrid que en Galicia, así que empecé a echar mi currículum allá donde podía a través de la universidad y así fue como me puse en contacto con Intrawords. Ellos recibieron mi CV, me llamaron, nos reunimos, hice una prueba de traducción y bueno, el final ya lo sabéis».

¡Créetelo, ya eres localizador profesional!

«Estar metida de lleno en el mundo laboral tan de repente me dejó algo patidifusa, porque al poco de entrar en Intrawords me hice cargo de uno de los videojuegos de carreras triple A más conocidos. Todo un reto, sin duda, con el que aprendí muchísimo y me divertí aún más. Con este proyecto le cogí el gustillo a esto de la localización y la gestión de proyectos y, poco a poco, me fui sintiendo más cómoda a la hora de interactuar con los clientes y los vendors».

«Desde entonces, no he parado de crecer como profesional. En la oficina no paramos de hacer tareas de traducción, revisión, corrección, gestión e ingeniería, especialmente de contenidos audiovisuales como son los videojuegos y los subtitulados. Aparte de esto, el año pasado pude ir un poco más allá y compaginar mi jornada laboral con el Experto en tradumática, localización y traducción audiovisual. Gracias a este máster he aumentado mis conocimientos y aprendido muchas otras cosas, como por ejemplo a trabajar con páginas web, con traducción automática asistida y con programas de edición de textos e imágenes entre un gran etcétera que, junto con otros cursos de gestión terminológica y TAV ofrecidos como parte de la formación en empresa, me han permitido mantenerme al día y aplicar estos nuevos conocimientos a cada proyecto».

Esperamos que las experiencias de Alba desde antes de comenzar la universidad hasta la actualidad sean toda una inyección de motivación para que no te asustes cuando te toque buscar trabajo a ti. En la próxima publicación conoceremos a Dani, nuestro LPM especializado en subtitulado y doblaje.

¡No te la pierdas!

Conoce al equipo de Intrawords I

Queremos presentaros al equipo de Intrawords para que conozcáis, de primera mano, cómo se pasa de ser un alumno de último año de carrera o máster a estar en la primera línea de importantes proyectos de traducción y localización.

Yaniry Flores

Yaniry es el miembro más veterano del equipo y, como puede ser tu caso, no lo tenía tan claro al principio.

Cómo se interesó Yaniry por la traducción

«Cuando se acercaba el momento de decidir qué carrera tenía que estudiar, tuve claro que lo mío era la filología inglesa. Se podría decir que aprendí tarde a hablar inglés, pero lo compensé con muchas ganas de aprender y esas ganas me llevaron a la Facultad de Filología de la Universidad Complutense, donde formé parte de la última promoción de licenciados de la universidad. Según se acercaba el último año empecé a preguntarme qué iba a hacer con mi vida después de licenciarme».

¿Docencia vs. traducción profesional?

«Si sabes inglés, parece que tu destino es ser profesor, pero es algo que a mí nunca me ha llamado. Fue una clase de traducción la que me abrió los ojos y me decidí a seguir por ese camino. De hecho, en mi último año de universidad me ofrecía a hacer traducciones de ensayos para otros estudiantes y así también aprendí por mi cuenta a buscar recursos en Internet (información específica, diccionarios, glosarios) y a investigar cómo sacar potencial a mi procesador de texto».

No dejes de formarte: la importancia de las prácticas

«Nada más acabar la carrera, lo tenía muy claro, así que me inscribí en un máster de traducción en el Instituto de Lenguas Modernas y Traductores de la UCM. Ya antes de empezar el curso, y después de echar mil currículums, conseguí un puesto de becaria de traducción sanitaria en una empresa. En ese trabajo gané mucha experiencia y puse en práctica lo que iba aprendiendo en el máster, pero pasado un año empecé a sentir que no era el campo en el que quería especializarme».

Ten los ojos bien abiertos y esfuérzate siempre

«Las oportunidades pueden surgir en cualquier lugar, así que cuando mi profesor de traducción audiovisual dijo que había una posibilidad de ser becario en Intrawords, fui la más rápida en intentar aprovechar la oportunidad. Esto supuso un cambio de 180 grados, pasé de trabajar en una oficina clásica con cubículos a trabajar codo con codo, literalmente, con el mánager de localización. Siendo becaria en Intrawords, jamás hice fotocopias ni llevé cafés, desde el primer día me tuve que poner manos a la obra y traducir, aprender a usar programas, subtitular y gestionar proyectos, igual que cualquier otro traductor. Aunque mi experiencia en localización antes de empezar en Intrawords fue un curso en la universidad y mis traducciones previas se habían centrado en temas totalmente diferentes nunca lo consideré un impedimento, sino al contrario, lo usaba a mi favor para poder demostrar que tenía experiencia previa, aunque fuera limitada, y lo complementaba con mis ganas de aprender en cada proyecto en el que trabajaba».

De becario a traductor profesional

«Llevo tres años trabajando en Intrawords y dejé de ser becaria hace ya tiempo. A lo largo de mi recorrido aquí he tenido la oportunidad de trabajar en grandes proyectos tanto deportivos, como bélicos o de entretenimiento. También he podido aprender cómo funciona el mundo de la traducción audiovisual, desde preparar archivos a insertar subtítulos o tratar con traductores».

«Mi experiencia aquí ha sido todo un máster».

¿Cuál será la tuya?

Mujeres en los videojuegos

En nuestros años de experiencia como localizadores, hemos sido espectadores de los cambios en la industria. Con el paso del tiempo, hemos presenciado cómo el papel de las mujeres en los videojuegos ha pasado de secundario a protagonista. Con el reciente lanzamiento de Horizon Zero Dawn, el rol de las mujeres como protagonistas de videojuegos parece una tendencia cada vez más extendida.

La creencia de que esta industria existe por y para hombres es algo que ya hemos superado, si bien es cierto que todavía hay una mayoría de hombres jugadores, el porcentaje de jugadoras sigue en aumento y hoy en día es del 41 % (ESA, Entertainment Software Association). De hecho, en algunos géneros como los juegos de combinaciones, la presencia femenina supera a la masculina y el 69 % de jugadores son mujeres según Quantic Foundry.

Con el auge del número de jugadoras, la industria ha empezado a apostar por protagonistas femeninas. Aunque la mítica Lara Croft ya asaltaba tumbas en los noventa, era un personaje enfocado a un público masculino, pero ahora tenemos heroínas como Aloy (Horizon Zero Dawn) o Faith (Mirror’s Edge), que entran en escena para demostrar que las mujeres pueden ser protagonistas de títulos de acción tan eficaces como lo son Nathan Drake (Uncharted) o Kratos (God of War).

No solo en los juegos de acción las mujeres se han hecho un hueco como protagonistas. En la oficina fue muy emocionante recibir la noticia de que en FIFA 16 se incluirían equipos femeninos por primera vez. Una gran novedad y un gran empujón para el deporte femenino, además de todo un reto en cuanto a su localización. Pero no solo en el fútbol las mujeres se han abierto camino, en 2015, Ronda Rousey fue anunciada como la imagen de portada del videojuego UFC 2, de Electronic Arts, que por aquel entonces había logrado defender su título de peso gallo en seis ocasiones.

Por último, la mujer se está abriendo camino también entre las bambalinas de la industria. A pesar de que en cuanto a desarrollo de videojuegos se refiere, todavía queda mucho camino por recorrer; según datos de 2015, el 22 % de los trabajadores en la industria de los videojuegos eran mujeres, un dato que, aunque pueda parecer desalentador, dobla los números con respecto a 2005.

La industria de los videojuegos, como la mayoría de otros sectores con una evidente tendencia globalizadora, se adapta a los nuevos tiempos. Debido al aumento del número de jugadoras, la mayor presencia femenina en la industria y la incorporación de nuevas heroínas, en el futuro próximo la industria de los videojuegos dejará de ser cosa de hombres y pasará a ser cosa de todos.

Si te interesa conocer nuestra experiencia en videojuegos, visita: welokgames.com.