Traducción de páginas web en HTML II: el texto traducible

Aquí os traemos la segunda publicación de la traduserie para aprender localización web gratis en HTML utilizando software libre. Ya hemos aprendido las peculiaridades de la estructura de carpetas de un sitio web escrito en lenguaje HTML y, sobre todo, a diferenciar qué archivos son los importantes cuando nos enfrentamos a este tipo de proyectos.

Como ya vimos en esta primera entrega del tutorial de localización web gratis en HTML, solo tenemos un archivo con el que debemos trabajar (index.html), pues este se corresponde con la sección principal de la página, que será la que utilicemos para el ejemplo. No obstante, en un encargo de este tipo es normal que cada sección del sitio web se corresponda con un archivo HTML y que tengamos que traducir más de un archivo.

Los editores de texto para lenguajes de programación

Este tipo de programas tienen funciones básicas de edición de texto sin formato, similares a las del Bloc de Notas, con el añadido de detectar cuándo se ha escrito en un lenguaje de programación. Así, la herramienta reconoce la sintaxis de dicho lenguaje y lo resalta, colorea, delimita y divide en bloques de un modo muy visual e intuitivo.

De entre todos los programas de este tipo, Notepad++ y Sublime Text destacan sobre el resto. Para el ejemplo que nos ocupa, vamos a trabajar con Notepad++. Sin embargo, te animamos a instalar los dos y familiarizarte con ellos.

El texto traducible de un HTML

Una vez instalado, lo único que tenemos que hacer es abrir el archivo en HTML con uno de los dos programas. En nuestro caso, esto es lo que vemos cuando abrimos el archivo index.html con Notepad++:

Haz clic para ver a tamaño completo

De esta imagen nos interesa fijarnos en la disposición de un archivo HTML cuando lo abrimos en Notepad++, especialmente la división en colores y etiquetas. En esta captura, solo tenemos como texto traducible el título de la página >Handmade Burger Co <, que por ser el nombre comercial de la marca no vamos a traducir. Sin embargo, vemos que el texto traducible siempre viene presentado en negro y delimitado por los signos «mayor que» y «menor que» de nuestro teclado en color azul. Por lo tanto, cuando trabajemos en localización web en HTML solo tenemos que ubicar los segmentos de texto con este formato y sustituirlos por sus equivalentes traducidos.

A continuación tenemos algunos ejemplos de capturas de otras cadenas de texto traducible:

Haz clic para ver a tamaño completo

Haz clic para ver a tamaño completo

Haz clic para ver a tamaño completo

De estas capturas podemos concluir que las etiquetas no se traducen y gran parte del archivo quedará en el lenguaje original, normalmente en inglés. Pero esto es algo que no debe preocuparnos, pues estamos hablando de elementos no visibles en la página. No obstante, existe un tipo de elementos traducibles que no vienen presentados en negro pero no podemos pasar por alto: los títulos. Si el título de la sección es Home, tendremos que cambiar tanto el texto traducible como el título en sí de la etiqueta Home en color azul que lo precede, pues sirve para mostrarlo en las pestañas del navegador y los títulos de página. Sin embargo, debemos mantener el vínculo que enlaza al archivo original en inglés para que no se rompa la relación de la estructura de los archivos y carpetas.

Asimismo, vemos que dentro del texto traducible hay etiquetas y símbolos de formato propios de HTML, estos incluyen las tildes, la ñ y algunos otros caracteres que necesitaremos a la hora de traducir. Haz clic aquí para consultar estos caracteres especiales.

Con todo esto podemos ver que la localización web en HTML no solo consiste en traducir el texto que veamos en negro. De hecho, en este archivo tenemos cierto texto en negro que equivale a etiquetas y no es parte del texto traducible. En cualquier caso, este es fácil de reconocer incluso sin un amplio conocimiento técnico.

Aquí podemos ver texto negro NO traducible.

Ahora pasamos a traducir todo el archivo index.html —o archivos de la página en cuestión—. Una vez terminemos, solo tenemos que guardarlo y asegurarnos de que la estructura de carpetas sea igual a la original. Lo más importante de este paso es que los nombres de los archivos sean los mismos y su ubicación en la estructura de carpetas no haya cambiado.

En la próxima entrada veremos cómo localizar el último de los elementos que encontramos en una web HTML: las imágenes.

Para prepararte, puedes descargarte GIMP o Adobe Photoshop (en su versión de prueba). Y recuerda visitar el blog en los próximos días para enterarte de la tercera y última entrega de esta traduserie.

Si tienes alguna pregunta, déjanos un comentario para que resolvamos tus dudas.

Para saber más sobre Intrawords y sus servicios de localización web visita nuestra sección de traducción de páginas web.

Cómo traducir un archivo PDF con Trados

Hoy te traemos un tutorial sencillo y especialmente útil para aquellos traductores que empiezan a trabajar con herramientas TAO (Traducción Asistida por Ordenador). Vamos a aprender cómo traducir un PDF en Trados y Word, dos de los programas más utilizados por traductores profesionales. Si bien es cierto que Trados es una herramienta muy costosa, la compañía que lo comercializa tiene descuentos muy interesantes —o incluso pruebas gratuitas— para estudiantes de grado y máster.

Traduconsejo: en lo que respecta a Word —y a todo el paquete Office 365—, es probable que puedas acceder a Office 365 ProPlus con tu correo de la universidad y nadie te lo haya dicho todavía.

La importancia de saber cómo traducir un PDF

El formato PDF (Portable Document File) fue desarrollado por Adobe para aumentar la seguridad y facilitar el intercambio de documentos digitales. Sus dos principales características son: la conjunción de textos y elementos gráficos y el bloqueo de estos para imposibilitar la edición del archivo —al menos a priori—.

Con esto, podemos deducir que, de no tener las herramientas adecuadas, la traducción de un PDF puede darnos algún que otro quebradero de cabeza. En cambio, si sabemos qué programas utilizar, traducir un PDF no tiene por qué suponer un gran problema.

En el siguiente enlace os dejamos un archivo PDF de ejemplo para ilustrar este tutorial. Este formulario público británico contiene imágenes, cuadros, casillas y otros elementos que, si no utilizásemos Trados, habríamos de recomponer —tras su traducción— con un programa específico de maquetado.

Así pues, y una vez tengamos instalado Trados Studio y MS Word, podemos entrar en materia:

Traducción de un archivo PDF paso a paso

1) Para empezar, abrimos el documento que vamos a traducir. Es importante saber que Trados siempre crea un archivo de proyecto, incluso cuando solo queremos trabajar en un documento individual, opción que ahora elegiremos:

2) En este punto entra en juego el asistente de creación de proyectos/archivos de Trados, que nos guía por una serie de características para ajustar el proyecto a nuestras necesidades. En este caso, solo tenemos que preocuparnos de seleccionar el par de idiomas con el que queremos trabajar; no obstante, este asistente nos permite configurar parámetros muy importantes como la estructura de carpetas de un proyecto o las memorias de traducción entre muchos otros.

3) Tras haber configurado los ajustes de nuestro proyecto, nos encontraremos con el espacio de trabajo en la sección Editor:

De la interfaz del Editor cabe destacar lo siguiente: el texto de origen queda a la izquierda y el texto meta a la derecha; las etiquetas se bloquean para reducir el riesgo de dañarlas en caso de manipular el código sin conocimiento; y las opciones de formato, como fuente o color, se mantienen intactas, algo especialmente útil a la hora de traducir un PDF, pues no alteraremos su formato.

Así, comenzamos a traducir hasta completar el 100 % de las celdas y nos aseguramos de que no haya errores de ningún tipo; no solo ortográficos, sino de la manipulación de etiquetas y otros elementos propios del formato.

Traduconsejo: Utiliza atajos de teclado para ganar rapidez: Ctrl+Ins copia la celda de origen en la celda meta para así mantener las etiquetas; Ctrl+Enter nos sirve para confirmar la celda actual.

4) Cuando hayamos concluido, guardaremos el archivo (Ctrl+S) antes de salir de la sección Editor y haremos clic derecho sobre el nombre del archivo para elegir, o bien “Exportar archivos”, o bien “Generar traducciones de destino”. Nosotros recomendamos la última para así generar un archivo en formato DOCX que, aunque tengamos que recurrir a Word para convertirlo a PDF, nos ahorrará muchos problemas de formato y maquetación que sí es común encontrarse cuando usamos la opción “Exportar archivos”.

5) Llegados a este punto, tan solo tenemos que abrir en Word el DOCX que acabamos de exportar para generar el PDF final, tal y como vemos en la imagen siguiente:

Para terminar, te recomendamos comparar la traducción con el original para solventar posibles fallos en el formato y diseño de este.

Esperamos que este breve tutorial sobre cómo traducir un PDF te haya sido de utilidad. Si tienes alguna duda, no dudes en dejar un comentario o mandarnos tus preguntas utilizando el formulario de contacto.

¡Nos vemos en la próxima entrada!

Aegisub, VSS y Subtitle Edit: subtitulación profesional gratuita

El uso de software libre es algo que debemos tener muy en cuenta en el día a día de una agencia de traducción, y en Intrawords no dudamos en compartir contigo algunos de nuestros métodos de trabajo con estos programas, para que tú también puedas beneficiarte de las herramientas gratuitas de mayor utilidad.

En esta entrada, vamos a profundizar en los tres editores de subtítulos gratuitos que creemos imprescindibles para conseguir resultados profesionales en nuestros encargos. De hecho, no sería exagerado afirmar que el tándem compuesto por Aegisub (también para MAC), VisualSubSync y Subtitle Edit conforma una suerte de suite de subtitulado realmente potente que nos hará la vida más fácil si sabemos cómo sacarles el máximo partido.

Lo más importante para entender la sinergia entre las tres herramientas es no concebirlas como editores de subtítulos independientes; sino aprovechar las tareas en que destacan cada una de ellas y crear un flujo de trabajo totalmente nuevo teniendo esto en cuenta. El eje central de esta forma de trabajar es Aegisub, que complementaremos con VSS y Subtitle Edit. Así, esta manera de trabajar podría resumirse en:

1. Aegisub: pautado, sincronización, traducción, edición y formateo de los subtítulos;
2. VisualSubSync: control de calidad y búsqueda de errores (QA);
3. Subtitle Edit: conversión de formatos de subtitulación.

1. Aegisub

Enlace de descarga de Aegisub

Aegisub es el único editor de subtítulos gratuito que permite temporizar los tiempos de entrada y salida con precisión de 1 cuadro —unidad mínima de medida de cualquier imagen en movimiento—. Esto es de gran utilidad para aquellos que quieran generar subtítulos con calidad profesional; de este modo, podemos ajustar los tiempos de los subtítulos para que coincidan con la entrada o salida de rótulos, textos en pantalla o cambios de plano, algo crucial para la calidad final del producto.

Utiliza Ctrl+4 o Ctrl+6 (teclado numérico) para desplazar el cursor de posición

El editor de estilos de Aegisub

Si hay algo que sitúa a Aegisub sobre el resto de editores gratuitos, es su editor de estilos. Muchos clientes nos darán especificaciones muy concretas sobre el aspecto final de los subtítulos o, incluso, nos facilitarán la fuente que debemos usar. Si este es el caso, el editor de subtítulos de Aegisub tiene las funciones necesarias para poder personalizar la fuente tanto como lo requiera nuestro cliente.

Podemos crear, nombrar y guardar diferentes estilos para usarlos en nuestros proyectos

La posición en pantalla de los subtítulos

Otra de las funciones que más destaca de Aegisub, por ser el único editor gratuito que dispone de ella, es la edición de la posición en pantalla de los subtítulos. Algo estrictamente necesario si tenemos texto en pantalla (OST) coincidente con el audio que subtitular. Para modificar la posición en pantalla de los subtítulos, tan solo tenemos que introducir las etiquetas de posición de Aegisub: «{\aX}» —donde la «X» corresponde a la posición numérica del subtítulo en pantalla (del 1 al 9), empezando por la esquina inferior izquierda y llegando a la superior derecha—. Si buscamos una precisión mayor o el subtítulo aparece en un lugar poco habitual, podemos utilizar las coordenadas; es suficiente con seleccionar la línea de subtítulo que queramos mover y hacer doble clic en la posición en pantalla que deseemos; el programa generará una etiqueta de posición de coordenadas dentro de la caja de texto que tendrá el siguiente formato: «{\pos(coordenadas X,coordenadas Y)}

2. VisualSubSync

Enlace de descarga de VisualSubSync

VSS es otro editor de subtítulos gratuito con varios puntos fuertes, como la visualización de la onda de audio, la posibilidad de personalizar los atajos de teclado o la opción de añadir un archivo de referencia de subtítulos en VO; lo que resulta en un entorno de pautado y traducción de subtítulos muy completo. Sin embargo, la función que incorpora VisualSubSync que más nos interesa es su herramienta de control de calidad —Error checking en el menú Edit—. Si sabemos aprovechar sus funciones al máximo, tendremos una forma efectiva de llevar a cabo el QA check, además de totalmente personalizable.

La opción Error checking

Como podemos ver en la imagen, a través de la opción Error checking podemos generar un informe de errores muy completo y, sobre todo, ajustarlo a medida si sabemos qué opciones cambiar. Accediendo a través de las preferencias del programa, nos concentraremos en la pestaña Subtitle y Error checking, que podemos ver en las siguientes imágenes:

Opciones básicas pero imprescindibles en las que se basará el informe de errores

 

Opciones avanzadas que, mediante colores, nos advierten de posibles errores

3. Subtitle Edit

Enlace de descarga de Subtitle Edit

El conversor que lo puede todo

Subtitle Edit es un programa de subtitulado que, por su interfaz tan poco intuitiva, suele pasar desapercibido al compararlo con Aegisub o VSS. Sin embargo, en Intrawords no le damos un uso convencional, sino que aprovechamos la innumerable lista de formatos con los que trabaja para hacer de esta herramienta un versátil conversor de formatos improvisado.

En la imagen de arriba, se muestran algunos de los muchos formatos a los que Subtitle Edit puede exportar subtítulos. Esto nos brinda infinitas posibilidades para satisfacer las necesidades del cliente y completar el encargo de una forma profesional.

Por ejemplo, si tenemos que crear unos subtítulos para Netflix, que suelen ser en formato Timed Text (XML), y en los que también, obviamente, habríamos de incluir el OST; la mejor opción sería utilizar Aegisub para pautar, sincronizar y modificar la posición en pantalla, guardar el archivo en un formato de Aegisub que soporte las posiciones en pantalla (ASS o SSA) y, a posteriori, abrir dicho archivo con Subtitle Edit para volver a guardarlo en formato Timed Text. De este modo, habremos generado unos subtítulos con calidad profesional y que cumplen los criterios de nuestro cliente.

Esperamos que hayas disfrutado conociendo más a fondo algunos métodos de trabajo de una agencia de traducción como Intrawords. Como podéis ver, a todos nos gusta el software libre, sobre todo cuando se trata de programas de tanta calidad.