UA-57717374-1

En nuestros años de experiencia como localizadores, hemos sido espectadores de los cambios en la industria. Con el paso del tiempo, hemos presenciado cómo el papel de las mujeres en los videojuegos ha pasado de secundario a protagonista. Con el reciente lanzamiento de Horizon Zero Dawn, el rol de las mujeres como protagonistas de videojuegos parece una tendencia cada vez más extendida.

La creencia de que esta industria existe por y para hombres es algo que ya hemos superado, si bien es cierto que todavía hay una mayoría de hombres jugadores, el porcentaje de jugadoras sigue en aumento y hoy en día es del 41 % (ESA, Entertainment Software Association). De hecho, en algunos géneros como los juegos de combinaciones, la presencia femenina supera a la masculina y el 69 % de jugadores son mujeres según Quantic Foundry.

Con el auge del número de jugadoras, la industria ha empezado a apostar por protagonistas femeninas. Aunque la mítica Lara Croft ya asaltaba tumbas en los noventa, era un personaje enfocado a un público masculino, pero ahora tenemos heroínas como Aloy (Horizon Zero Dawn) o Faith (Mirror’s Edge), que entran en escena para demostrar que las mujeres pueden ser protagonistas de títulos de acción tan eficaces como lo son Nathan Drake (Uncharted) o Kratos (God of War).

No solo en los juegos de acción las mujeres se han hecho un hueco como protagonistas. En la oficina fue muy emocionante recibir la noticia de que en FIFA 16 se incluirían equipos femeninos por primera vez. Una gran novedad y un gran empujón para el deporte femenino, además de todo un reto en cuanto a su localización. Pero no solo en el fútbol las mujeres se han abierto camino, en 2015, Ronda Rousey fue anunciada como la imagen de portada del videojuego UFC 2, de Electronic Arts, que por aquel entonces había logrado defender su título de peso gallo en seis ocasiones.

Por último, la mujer se está abriendo camino también entre las bambalinas de la industria. A pesar de que en cuanto a desarrollo de videojuegos se refiere, todavía queda mucho camino por recorrer; según datos de 2015, el 22 % de los trabajadores en la industria de los videojuegos eran mujeres, un dato que, aunque pueda parecer desalentador, dobla los números con respecto a 2005.

La industria de los videojuegos, como la mayoría de otros sectores con una evidente tendencia globalizadora, se adapta a los nuevos tiempos. Debido al aumento del número de jugadoras, la mayor presencia femenina en la industria y la incorporación de nuevas heroínas, en el futuro próximo la industria de los videojuegos dejará de ser cosa de hombres y pasará a ser cosa de todos.

Si te interesa conocer nuestra experiencia en videojuegos, visita: welokgames.com.